Tasa metabólica basal

      No hay comentarios en Tasa metabólica basal

Su tasa metabólica basal es la cantidad de energía que su organismo consume en reposo, tan solo para mantenerle a usted vivo y despierto. Son las calorías que necesita para hacer latir su corazón, mantener su temperatura corporal, respirar, digerir los alimentos… Conocer su tasa metabólica basal es un buen punto de partida para iniciar un programa de pérdida de peso.

Partamos de la siguiente premisa: usted debe obtener cada día de los alimentos la cantidad de calorías correspondiente a su tasa metabólica basal y sumarle la tasa metabólica correspondiente a las actividades que realice. El resto de calorías que usted ingiera, se almacenarán en forma de grasa.

Pero ¿qué ocurre si limita el consumo de calorías para que no alcance a su tasa metabólica total? Imaginemos que su tasa metabólica basal es de 1500 calorías si es mujer, o 2000 calorías si es hombre. Además, va a realizar una actividad diaria de 1000 calorías en promedio, tanto si es hombre como si es mujer. En el caso de que sea mujer, necesitará un total de 2500 calorías, y en el caso de que sea hombre, 3000 calorías. ¿Qué sucederá en ambos casos, si usted sigue una dieta que le aporta en total 2000 calorías, cantidad menor que las 2500 o 3000 que necesita?

Usted pensará que va a adelgazar, puesto que las 500 o 1000 calorías que le faltan van a ir adquiriéndose de las reservas de grasa que usted fue acumulando. La mala noticia es que esto no ocurre así. No es tan fácil como esto. Cuando se limita el consumo de calorías, su cuerpo reacciona naturalmente para protegerse del hambre o la escasez. Y lo que hace es disminuir su tasa de metabolismo basal. El metabolismo bajará hasta 1000 y de esta manera, su peso se va a mantener, mientras que su salud y su energía vital se debilita.

Ahora usted puede cambiar de estrategia: seguir comiendo lo mismo que venía comiendo, pero hacer más ejercicio. El resultado va a ser el mismo: disminución de su tasa metabólica, y por consiguiente, de su salud y energía, mientras que mantendrá aproximadamente su mismo peso. Los beneficios del ejercicio serán insignificantes.

¿Qué opción nos queda? Aunque le parezca paradójico, prepárese para aumentar su ingesta de calorías diarias si quiere alcanzar su peso y figura ideal, pero al mismo tiempo debe añadir ejercicio hasta conseguir un déficit de 500 calorías diarias hasta que alcance su objetivo y obtenga el cuerpo que desea. A continuación, disminuya el ejercicio para que no exista déficit, sino que se establezca un equilibrio entre la ingesta de calorías y la actividad diaria que realiza.

Supongamos que es mujer, su metabolismo basal está en 1500 y su actividad en 1000. Usted necesita 2500 calorías. Ingiera 3000, pero añada 1000 calorías de ejercicio extra. Así, sus necesidades diarias van a ser de 3500 calorías, pero usted va a ingerir solo 3000. Va a producir un déficit de 500, de esta manera va a perder medio kilo de peso a la semana, lo cual es bastante saludable. Cuando alcance su peso ideal, equilibre la entrada de calorías y el consumo, para que no haya déficit ni superávit.

Recuerde: el ayuno, el hambre y la desnutrición disminuyen la tasa metabólica. Cualquier intento por su parte de reducir la ingesta de calorías provocará una reducción de la tasa.

Por el contrario, si aumenta su ingesta de calorías, pero también su tasa de actividad, puede conseguir adelgazar de forma saludable. No olvide que al aumentar su índice de masa muscular mediante el ejercicio estará aumentando su tasa de metabolismo basal, con lo que necesitará hacer menos ejercicio.

Importante es que cuide su estilo de vida. Una dieta de alta densidad de nutrientes, rica en verduras, frutas, fuentes de proteínas magras, cereales y frutos secos (con moderación) en combinación con el entrenamiento de fuerza que implica el ejercicio aeróbico y anaeróbico es una buena fórmula a seguir para la pérdida de peso y la buena salud en general.

Deja un comentario