Densidad de nutrientes

      No hay comentarios en Densidad de nutrientes

La forma más rápida, más segura y más natural de perder peso es comer una dieta rica en nutrientes. Los nutrientes mantienen encendido el fuego de la vida, gracias a ellos se produce el metabolismo o conjunto de reacciones químicas que posibilitan la vida y el buen funcionamiento del organismo. Los nutrientes esenciales incluyen proteínas, dos ácidos grasos poliinsaturados (ácido linoleico y ácido alfa linolénico), vitaminas, minerales y agua.

La densidad de nutrientes es un valor que se calcula mediante la suma de los nutrientes esenciales que contiene un alimento dividido por la energía en kilocalorías de ese mismo alimento.

También se puede calcular la densidad para un solo nutriente. Por ejemplo, la densidad de magnesio de un alimento sería los miligramos de magnesio que contiene dividido por el número de kilocalorías.

La densidad de nutrientes no depende de la cantidad de comida, ya que la densidad es igual en un gramo o en un kilogramo de alimento. Supongamos que un alimento tiene 1 miligramo de magnesio cada 100 gramos, y otro contiene 5 miligramos de magnesio cada 100 gramos. Esto no nos da ninguna pista sobre la densidad de magnesio en dichos alimentos. Es cierto que si comemos el alimento 2 obtendremos cinco veces más magnesio que comiendo la misma cantidad de alimento 1. Pero el alimento 1 podría tener una densidad de magnesio 5 veces mayor que el alimento 2.

¿Cómo es esto posible? Porque la densidad de nutrientes no compara la cantidad de nutriente con la cantidad de masa, sino con la cantidad de calorías. Le permite comparar, de entre los diversos grupos de alimentos, cuál le va a proporcionar la mayor cantidad de nutriente con el menor número de kilocalorías.

Esto significa comer alimentos que son ricos en nutrientes y bajos en calorías. El resultado de este plan de alimentación es que usted satisface todas sus necesidades nutricionales a un costo más bajo de calorías.

omemos un ejemplo. Juan y Pedro tienen la misma altura y edad, tienen el mismo nivel de actividad y sus necesidades nutricionales son iguales. Juan come 3.000 calorías al día para satisfacer sus necesidades nutricionales. Pedro come 2.000 calorías al día, y satisface sus necesidades nutricionales. ¿Quién crees que pesa menos? Pedro, por supuesto. ¿Cuál es la diferencia en sus estilos de comer? Juan come una dieta con una baja densidad de nutrientes, mientras que Pedro come una dieta con una alta densidad de nutrientes. En otras palabras, Pedro consigue los mismos nutrientes esenciales que Juan, pero se ahorra 1.000 calorías adicionales diarias.

Las dietas de baja densidad de nutrientes son habituales en la actualidad, debido a que buena parte de los alimentos que tomamos han sido procesados y han perdido gran cantidad de nutrientes. Nos hemos habituado a consumir comidas rápidas, que satisfacen nuestra necesidad de calorías pero no nuestra necesidad de nutrientes. Estos alimentos con baja densidad de nutrientes es lo que se denomina comida chatarra o comida basura.

El primer paso que debemos dar en pos de una salud integral es tomar conciencia de lo que comemos, desechar los alimentos de baja calidad (baja densidad de nutrientes) y probar de ir sustituyéndolos por otros alimentos de alta calidad (alta densidad de nutrientes). Aumentar la cantidad de alimentos frescos y naturales, sobre todo verduras y otros vegetales y frutas frescas. Siguiendo estas indicaciones, seguramente verás resultados de pérdida de peso antes de lo esperado, y sobre todo, estarás iniciándote en una nueva actitud y buenas costumbres que te conducirán rápidamente hacia esa salud total que tanto deseas.

Deja un comentario